Hace pocos años comenzaron a ponerse de “moda” las cocinas integradas. En realidad se trata de una adaptación a las nuevas necesidades de las personas. Ya nadie quiere quedarse encerrado en una cocina mientras los amigos o la familia están en el comedor o en el living. No fue hace mucho que se produjo el cambio. Recuerdo como llamaba la atención hace aproximadamente 6 años una casa con cocina integrada a comedor de diario y sala de estar que tuvimos a la venta.

Hoy, los proyectos nuevos que apuntan a un público menor a 35 años cuentan con esta posibilidad, sobre todo en productos de uno y dos dormitorios, hasta 100 m2. También encontramos propiedades más grandes, de tres dormitorios, con la cocina “integrable”, o sea, que a través de una puerta corrediza se integra al comedor y estar. Existen variantes en que la puerta, al correrse, deja al descubierto un mesón que se puede usar como mesa o comedor de diario.

Tampoco falta quien busca la posibilidad de modificar la distribución de una propiedad antigua y de mayor superficie, ya sea para integrar la cocina al living o para agrandar la cocina y transformarla en un verdadero estar, muchas veces eliminando la habitación y baño de servicio, incluso la logia. Me encanta cuando aparecen estos requerimientos, porque puedo hacer volar la imaginación de la arquitecta que soy para explicarle a las personas las posibilidades que tienen esas propiedades que yo llamo “dúctiles”.

Qué debemos tener en cuenta en una cocina integrada?

Obviamente la estética y la materialidad de las terminaciones, ya que generalmente es lo primero que se ve ni bien entramos a la propiedad. En cuanto al funcionamiento debemos tener en cuenta la importancia de contar con una campana de excelente calidad para asegurarnos ausencia de olores y vapores. También deberíamos optar a que la encimera y el horno sean de última generación y estén dispuestos en el sector que da a una pared, privilegiando la zona de trabajo en una isla o con península ( es como una L ) que de al sector de estar o comer.  Y no nos podemos olvidar de los electrodomésticos, accesorios y menaje que deberían tener una estética cuidada para que, si están a la vista, no den la sensación de descuido o desorden, si no, todo lo contrario, armonicen con el ambiente.

Las fotos de cocinas son de algunas propiedades que están o estuvieron en nuestra cartera propiedades